El crepúsculo de los dioses

ProyecciónSábado Noviembre 26
gloria swanson & william holden 1950 - sunset boulevard


Donde
Filmoteca de Catalunya
Plaça Salvador Seguí, 1 – 9
Ver Mapa
Cuándo

A las 21:30h

Cuánto

4€



Donde
Filmoteca de Catalunya
Plaça Salvador Seguí, 1 – 9
Ver Mapa
Cuándo

A las 21:30h

Cuánto

4€

Desde sus orígenes, el cine se ha basado en una articulación de luz y sombra, imagen pura, verdad a veinticuatro fotogramas por segundo. Y pareciera que sobre esa misma dialéctica se hubiera construido Hollywood: luz (estrellas rutilantes, contratos millonarios, fama universal) versus sombra (la caída en desgracia, las depresiones, la ruina). Sin embargo, hasta 1950, ninguna película se había atrevido a mostrar de manera tan descarnada el interior de la fábrica de sueños; tuvo que ser un extranjero, Billy Wilder, que había trepado por las escarpadas paredes del éxito a fuerza de talento (era ya el autor de Double indemnity y A foreign affair, así como guionista de algunas ácidas obras de Leisen o Lubitsch), quien ajustase la lente para mostrar lo que sucedía al otro lado de las cámaras: la frustración de los guionistas, la estulticia de los productores y, sobre todo, el pacto por el que las estrellas se convierten en mercancía, y luego en excedentes, y luego en residuos. Muchas películas posteriores han querido inmiscuirse en el terrorífico laberinto de Hollywood: Barton Fink, Mulholland Drive, Maps to the Stars (la última e impactante película de David Cronenberg); todas deben mucho a El crepúsculo de los dioses (Sunset Boulevard), esta obra de arte sobre la portentosa actriz del cine mudo Gloria Swason (que en el film se llama Norma Desmond) y sus amargas diatribas hacia el cine sonoro: “Tenían las miradas de todo el mundo, pero no se contentaron solo con eso, y también se quedaron con sus oídos, y empezaron a hablar y hablar y hablar”. No falten a la cita con esta película, aunque sea sonora. Les aseguro que no sólo sonará, sino que resonará en sus cabezas.

Comments

Más interesante

contenido




Inspiración

BCN