Lo Real, by Israel Galván

DanzaDomingo Enero 19
israel galvan


Donde
Mercat de les Flors
C/ Lleida, 59
Ver Mapa
Cuándo

Del 16 al 19 de Enero a las 20:30h (domingo a las 18h)

Cuánto

25€



Donde
Mercat de les Flors
C/ Lleida, 59
Ver Mapa
Cuándo

Del 16 al 19 de Enero a las 20:30h (domingo a las 18h)

Cuánto

25€

“Él sabe que bailar puede volver loco”, dijo Georges Didi-Huberman, filósofo francés que recorrió el mundo viendo bailar a Israel Galván, refiriéndose a su forma de concebir la creación en el libro “El bailaor de soledades” (“Le danseur des solitudes”). Si hay un bailaor actual en este país es Galván, y si hay que dinamitar estructuras, se hace desde la base, conociendo el rigor del movimiento clásico. Eso sí, deconstruyendo lo viejo y la tradición. Él es vanguardia, con sólo un gesto afeminado de muñeca, cuando renuncia a dar un remate de más para conseguir el aplauso final del público o cuando, es más, le da la espalda. Es una relación extraña, la que establece con nosotros desde el escenario. Nos gusta incluso más por eso. A una semana de los pases de su nueva creación, “Lo real”, las entradas para verle en el Mercat de les Flors estaban prácticamente agotadas (por lo que si quieres verle, corre). En “Lo Real” y, por esta vez, no está solo. Le acompañan al baile Belén Maya e Isabel Bayón (si Israel fuera Premio Nacional de Danza en 2005, Isabel ha recibido este mismo reconocimiento en 2013). Bajo la dirección artística de Pedro G. Romero (artista multidisciplinar, ensayista, crítico de arte y especialista en flamenco) han trabajado sobre un proceso difícil, como es el exterminio de los gitanos bajo el régimen nacionalsocialista en la Europa de los años 30 y 40. La muerte se hace su hueco, pero también lo hace la fascinación, aquella que sentían los nazis por el pueblo y el folklore gitanos. El gran heterodoxo del flamenco es consciente de que las sombras son parte esencial del engranaje, y se adentra en ellas por fragmentos, piezas conexas de un todo que conforman los tres bailaores, con Tomás de Perrate y David Lagos al cante, Chicuelo a la guitarra y otros tantos músicos al saxofón, piano, percusiones y violín. Galván sabía que con “Lo Real” se trataba de bailar lo imposible, sintió ansiedad al concebir el espectáculo, pero era necesario “bailar con alegría, porque a la máxima muerte había que sobrevivir bailando”. Con ello continúa la línea de investigación comenzada con “El final de este estado de cosas”, 2007, donde abordaba el Apocalipsis, estados en los que la vida y la muerte son una y distinta cosa. Las sombras, la creación desde la víscera que nos fascina. La experimentación trabajada con meticulosa rigurosidad.

Comments

Más interesante

contenido

Entrevistas

“Viajar a través de la literatura, la historia o el arte me permite estar alerta y encontrar sentido a las cosas”

Por Astrid Jacomme en Entrevista