Asesinato, by Danielle Collobert

Danielle Collobert se suicidó cuando tenía treinta y ocho años. Es increíble pensar que su primera novela, Asesinato, que comenzó a escribir en 1960 con veinte años, no recibió una traducción al inglés hasta el 2013, increíble en el verdadero sentido de la palabra. Para Collobert, todo lo que es mortal comienza con el “yo”. Su escritura lucha desde el principio con la subjetividad, ella busca una “salida” donde agarrarse. Postula un humanismo extremo al cual ella se refiere constantemente, pero no hace ninguna referencia específica a una persona particular. El intento de Collobert de impersonalizar su propio “yo” como un delicado equilibrio entre el horror del mundo real y una especie de omnisciencia flotante, con el fondo del desasosiego existencial y la idea del suicidio.

“Sus miradas ya no ven. están tan lejos. en otros sufrimientos, otras torturas. ya no oye, tampoco, las gafas que derriban poco a poco los círculos exteriores, y que llegan hacia nosotros, inexorablemente, al centro.”

Cercana a la prosa de Duras y al negativismo de Pavese, con frases que martillean continuamente el pensar. El dolor se impone, estremece, como impactos sufridos. Un ojo que ya no sabe si mira al vacío, al aire, al otro, o a un paisaje lejano, que ha originado, como un recuerdo, un decorado intencionado.

Traducción de Pablo Moíño Sánchez

Comments

Más interesante

contenido