Bicnic

Lugar Restaurante
Bicnic


¿Dónde?
Girona, 68
Ver Mapa
Cuándo

De mar. a sáb. de 13:30h a 15:30h y de 20:30 a 23h

Cuánto

Fast: unos 15€ por persona / Slow: unos 30€ por persona



¿Dónde?
Girona, 68
Ver Mapa
¿Cuándo?

De mar. a sáb. de 13:30h a 15:30h y de 20:30 a 23h

How Much?

Fast: unos 15€ por persona / Slow: unos 30€ por persona

Bicnic es un restaurante que se adapta a todas las necesidades. Tanto si comes fuera por trabajo y necesitas reincorporarte rápido al ritmo frenético, como si preparas una cita más tranquila, bienvenido a tu nuevo local de cabecera. Bicnic abrió sus puertas hace tan solo cuatro meses, pero ya se respira hogar dentro. Su decoración nos traslada directamente al bosque: toques de madera y detalles botánicos junto a sus grandes cristaleras hacen de este amplio espacio un lugar acogedor, donde dejar pasar las horas en buena conversación. Prepárate para su carta a dos velocidades: ¿que vas con prisa? Ve a Fast. ¿Que tal vez quieres comer tranquilamente con amigos? Ve a Slow. Su concepto es tan sencillo como práctico. Dos formas de comer, dos cartas distintas. Por ello, en Fast encontrarás taburetes altos, vistas a la cocina súper dinámica, una buena selección de platos del día y bocadillos, su carta no queda estancada en el pasado: se renueva y re organiza. No te creas que por disponer de poco tiempo se renuncia a la calidad. Todo lo contrario: desde berberechos a ceviche, pasando hasta a unas lentejas con foi. Además, los platos de Fast son take away, por si necesitas llevártelos a la oficina o prefieres tomarlos fuera.

3-DSCF3229 1-DSCF3225

Una vez nos adentramos en su bosque, su zona Slow, nos preparamos para relajarnos y disfrutar sin prisas, con los cinco sentidos. ¡Más te vale afinarlos! La cocina de Slow es un festín de colores, aromas y texturas. Un entorno en el que se respira naturaleza con mesas estilo camping, pero sin perder la elegancia. Aquí, Víctor Ferrer y su equipo dan rienda suelta a la imaginación. Entre su carta hay que destacar la original y arriesgada propuesta culinaria. Por ello, sin dejarnos amedrentar por el miedo a lo desconocido, arrancaremos la velada dejándonos aconsejar y probando cosas nuevas. Imprescindible su súper ravioli de ternera en salsa de shiitake. Cuánto sabor en un bocado. Alucinarás también con su tiradito de lomo de atún de granja sostenible con leche de tigre, erizo de mar, boniato y crema de aguacate. Un plato que bien podría estar en un museo de lo bonito que es, pero su sabor no queda atrás; el atún está tierno, jugoso y lleno de matices gracias a sus salsas. Probarás otras exquisiteces como el steak tartar de vaca y anguila servido sobre el tuétano del hueso hornedado: ¡solo apto para paladares curiosos! Podrás paladear la gama de sabores en varios tiempos.

Como su carta es bien amplia, será mejor que navegues entre sus originalísimos platos con la mirada y apuntes nuevas propuestas para otra ocasión. La experiencia te enganchará tanto que no querrás salir de allí. Tranquilo, en Slow puedes degustar tranquilamente hasta un postre ligero, como el delicioso sorbete de limón. Nosotros volveremos, eso seguro.

7-DSCF3252 6-DSCF3244 4-DSCF3236 2-DSCF3227

Comments

Más interesante

contenido