Jazzman

Lugar Bar
Jazzman


Donde
C/ Roger de Flor, 238
Ver Mapa
Cuándo

De lun. a jue. de 21h a 2:30h, vie. de 20h a 3h, sáb. de 22h a 3h

Cuánto

Diferentes precios



Donde
C/ Roger de Flor, 238
Ver Mapa
Cuándo

De lun. a jue. de 21h a 2:30h, vie. de 20h a 3h, sáb. de 22h a 3h

Cuánto

Diferentes precios

Cuando va cayendo la tarde, a menudo, hay quien pasea por Barcelona buscando un refugio. Ese “quién” podría ser, por supuesto, la autora de estas líneas, pero también podría ser su lector. La comunicación contempla siempre ese trasvase. Pongamos, pues, que yo y tú, lector, hemos salido del trabajo o de realizar cualquier otra ocupación bifurcada de nuestro actual tramo de vida y queremos relajarnos tomando una copa en un lugar amable donde suene (obstinada, insistentemente) la música. Ahora que Google, en su tarea de espionaje en exponencial incremento, amenaza con chivarnos a tiempo real si los bares están llenos o vacíos, y hasta es posible que pronto nos desvele los nombres y los rostros de quienes los pueblan, se hace cada vez más difícil dar con rincones auténticos en la ciudad donde poder esconderse, escuchar y respirar. Entre ellos, sin duda, se encuentra, en el barrio de la Sagrada Familia, el Jazzman.

Jazzman JazzClub es uno de esos lugares emblemáticos y casi secretos que celebra, en un ambiente íntimo, la existencia de esa tradición musical inagotable porque, como dijo Herbie Hancock, “trata acerca de estar en el momento presente”. Fundado en el año 1979 y retomado en 2005 por David Toribio, es uno de los más veteranos espacios resistentes en Barcelona dedicados específicamente al jazz; más que un templo, es una minúscula ermita del género. Su actual propietario lo define como un sitio al que acuden “especialistas en escuchar buena música” y mantiene todavía los elementos que constituyen la esencia de un club: calidez, proximidad y melomanía. El local es una especie de buhardilla de dos plantas con una barra tranquila en el piso inferior, altares fotográficos dedicados a los grandes músicos e intérpretes y una carta que, además de bebidas, propone un opíparo y delicioso repertorio de standards. Jazzman programa regularmente conciertos de pequeño formato todos los lunes por la noche en el altillo, donde la cercanía entre el público y los músicos genera un clima muy especial, y consagra los jueves al Día del Vinilo, una ocasión para compartir la pasión por el sonido analógico eligiendo uno de los discos de la colección del bar o aportando los propios.

¿Nos vemos en el Jazzman?

1-Jazz

Comments

Más interesante

contenido



Lugar
Bar

Los mejores bocadillos de Barcelona.