Amaloca

Lugar Restaurante
Restaurante Amaloca en Gràcia - Buey Loc Lac (Portada)


Donde
Carrer de la Virtut, 11
Ver Mapa
Cuándo

De mar. a dom. de 13h a 16h y de 20h a 23:30h

Cuánto

Menú Amaloca por 25€



Donde
Carrer de la Virtut, 11
Ver Mapa
Cuándo

De mar. a dom. de 13h a 16h y de 20h a 23:30h

Cuánto

Menú Amaloca por 25€

Amaloca es un restaurante acogedor en un lugar privilegiado: al lado de la plaça del Sol, en el corazón de Gràcia. Sus dos espacios están decorados cuidadosamente. El mobiliario es de madera, con grabados y dibujos, mientras que las paredes están llenas de cuadros e ilustraciones. El conjunto expresa el talento del equipo y de quienes lo rodean. De hecho, son habituales sus noches de concierto, así que estate atento a su agenda.

La cocina de Amaloca es fusión. De acuerdo: este término se ha gastado en la última década. Sin embargo, no por lugares como este, en el que la fusión gastronómica es el resultado del origen diverso del equipo (Francia, mayoritariamente), los viajes en búsqueda de nuevos sabores y la experimentación hecha con la cabeza. Y, claro, el paladar. No se siguen patrones canónicos de fusión, pero nada chirría.

Francia es el punto de partida de muchas elaboraciones. Como ejemplo, uno de sus platos estrella: nigiri de vieira con foie-gras casero flambeado. Todo es muy sorprendente, desde la delicadeza de la vieira hasta el sabor potente del foie. El toque de la salsa flambeada que absorbe el arroz crea un juego de sabores y texturas que explota en el paladar.

Otro ingrediente clave en la cocina francesa es el confit de pato. Si quieres verlo transformado, prueba las gyozas que lo envuelven junto a piñones y arándanos. La masa es casera y muy crujiente, capaz de atrapar y potenciar el sabor de la carne, del fruto seco y el toque del fruto rojo. Si te gustan este tipo de empanadillas, pide también las de rabo de buey cocinado a baja temperatura y kimchi: el contraste con el fermentado te va a sorprender.

Con los últimos dos platos viajamos a pleno Sudeste Asiático. El curry panang, con langostino y pollo, se convierte en una bomba de sabores gracias a la leche de coco y sus múltiples especias, entre las que destaca la lima kaffir, el cilantro y la citronela, que se encargan de introducir toques muy frescos. El buey Loc Lac son palabras mayores: su mejor valoración es la de una clienta camboyana que se emocionó al probar esta elaboración “tal y como es” fuera de su país. El buey está marinado y tiene toques agridulces, lo que se combina con arroz y unas verduras que lo aligeran. Es un plato que nunca aburre, con un remate genial de hebras de ñora que aporta un toque picante y divertido.

Para culminar la visita a Amaloca, pide su panna cotta: el postre típicamente italiano hace un viaje de lo más evocador. Está hecho con leche de coco, que da unos matices más dulces, y con mango fresco e higo, que aligeran el coco jugando con su toque ácido y dulce. La variedad de sabores de este postre lo hace perfecto para los que son muy golosos, pero también para los que les gusta acabar con algo más de acidez. Además, supone un buen resumen del espíritu viajero y gastronómico de Amaloca.

Restaurante Amaloca en Gràcia - Mesa

Restaurante Amaloca en Gràcia - Gyosas

Restaurante Amaloca en Gràcia - Curry Panang

Restaurante Amaloca en Gràcia - Panna Cotta

Comments

Más interesante

contenido