Blade Runner

ProyecciónSábado Enero 25
Blade Runner


¿Dónde?
Sala Phenomena
C/ Sant Antoni Maria Claret, 168
Ver Mapa
Cuándo

Sáb. a las 22:45h

Cuánto

7€



¿Dónde?
Sala Phenomena
C/ Sant Antoni Maria Claret, 168
Ver Mapa
¿Cuándo?

Sáb. a las 22:45h

How Much?

7€

El 2 de marzo de 1982, Philip K. Dick, autor de la caótica y visionaria novela “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”, moría repentinamente sin poder asistir al estreno de la película basada en su obra. A lo largo de toda su vida alucinaciones, estados alterados de conciencia y sueños terribles conectados directamente con el cosmos y el más allá nutrieron su imaginería y fueron el magma primigenio de donde habría de emerger un universo fascinante, oscuro y futurista. Aún así, K. Dick tuvo la oportunidad de visionar unos 20 minutos del montaje con los que quedó gratamente sorprendido: “va a revolucionar nuestra percepción de la ciencia ficción y de lo que el futuro pueda llegar a ser”. Ni el director Ridley Scott ni el guionista David Webb Peoples se habían molestado en leer su libro. Como tantos otros films “rompedores”, Blade Runner fue injustamente ignorada por público y medios en Estados Unidos. Un ritmo reflexivo y rico, la atmósfera densa, nutrida en detalles, multitud de matices en los personajes y el guión consiguieron aburrir sobremanera al norteamericano medio. Por fortuna su estela se extendió rápidamente de Europa al mundo y una legión de fanáticos inquietos y sibaritas elevó el film a la categoría de culto.

El escenario que envuelve la acción es de decadencia urbana: edificios abandonados que fueron majestuosos en el pasado como símbolos de la modernidad caída, calles abarrotadas y cosmopolitas, interminables mercados callejeros, basura sin recoger y una llovizna gris constante. El control sobre el ambiente es observado a gran escala, el mundo animal y vegetal casi inexistente excepto por procedimientos artificiales, la naturaleza reproducida como mero artículo recreativo. Columnas griegas y romanas, dragones chinos, pantallas gigantes que no dejan de emitir comerciales al estilo japonés, mantras de consumismo absurdo y pirámides egipcias se mezclan con gigantescos anuncios de neón de Coca-Cola y Pan Am… La imagen dominante es desintegración caótica y mezcla de estilos. ¿Qué hace postmoderno a Blade Runner? Para empezar, se cuestiona el concepto de “realidad”. Los replicantes quieren ser personas reales, pero la única prueba es una imagen fotográfica, una identidad construida. Ésta es una forma de ver la postmodernidad: un debate sobre la humanidad misma. Difícil comprender la ciencia ficción posterior, y probablemente el buen cine actual sin darle atento visionado. Como nota final y a modo de curiosidad, Blade Runner era el film preferido de mi padre, quien como el autor sufrió desde muy joven múltiples problemas mentales y de conciencia. Él, al igual que K. Dick, nunca, hasta el último de sus días dejó de tener un mundo interior insondable, oscuro y rico como un agujero negro, lleno de luces brillantes y lejanas, galaxias enteras de espíritu. No subestimen la mente de una persona con “alteraciones de la percepción”, tal vez ellos conozcan con profundidad lacerante los amplios misterios del Universo. Recuerdo a mi padre viendo por enésima vez el final de Blade Runner, rozando casi la pantalla del televisor, moviendo los labios al mismo tiempo que Roy Batty, susurrando majestuosamente aquello de: “He visto cosas que no creeríais: atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo… como lágrimas en la lluvia. Es tiempo de…”. Esta noche tienes la oportunidad de ver esta pieza remasterizada y en pantalla grande.

Comments

Más interesante

contenido