Coche, by Harry Crews

Herman es el hijo de Easy Mack, el propietario del mayor cementerio de coches de Jacksonville. Su vida es monótona, sin sorpresas, hasta que decide poner fin a ese hastío. Si no encajas, si no echas raíces, lo mejor es darte un homenaje gastronómico a base de fragmentos de aluminio, hierro fundido, metal desgastado, gas y alguna sustancia química. ¡Como lo oyes!

“Me comeré un coche. Me comeré un coche enterito, desde el parachoques delantero al trasero…”

Zamparse un Ford Maverick de 6 cilindros con palanca de cambios convencional, sin opciones. Subido en la marquesina de un hotel, el más importante de Jacksonville en el estado de Florida, decide, con enorme excitación, llevar a cabo esta fantástica idea. Hay que trocearlo, quitar las puertas dobles de cristal, los dos pilares de cemento y cuatro ventanas de cristal laminado para poder introducir el coche en el vestíbulo y llevarlo hasta el horno-salón de baile donde Herman va a comérselo.

“Gasto 30 tacos y nunca he tenido nada, nada de nada. Hemos estado pudriéndonos entre esas montañas de coches oxidados y nunca hemos conseguido nada. Pero ahora, por fin, he encontrado algo”

El día está encapotado y un platillo se cierne sobre la vida de la ciudad acelerando la respiración de los transeúntes. Los motores de gasolina rugen desbocados por las calles. Es como si a tu hijo le gustara pasearse por lavabos de estaciones, olisquear retretes o hartarse de excrementos por la esquinas. Lo que pasó al final lo tienes en tu librería favorita. Te han reservado un ejemplar.

//Traducción de Javier Lucini

Comments

Más interesante

contenido



Lugar
Bar

El lugar perfecto para retrasar un buen día de playa.



Por Editora Barcelona en LIFE HACK

La clave de nuestro futuro siempre estará en nuestras manos.