New Order, Joy Division y yo, by Bernard Sumner

Bernard es una persona muy reservada, siempre ha dejado que la música hablara por él a lo largo de los años. Ha concedido innumerables entrevistas sobre las bandas en las que estuvo y la música que ha hecho, pero antes jamás había vinculado nada de todo eso a su vida personal. Ha sido configurada enteramente por la persona que es, las cosas que le han sucedido. Su música nunca ha estado basada, por ejemplo, en el hecho de ser un virtuoso con un instrumento en particular. Todo ello es producto de distintas personalidades, de la suma de todas sus experiencias. “Ian no disfrutó con Closer tanto como con Unknown pleasures. Por una cosa: pensaba que los teclados nos hacían sonar como los putos Génesis, pero también se debía a que estaba atravesando ciertas dificultades en su vida personal, y solía mostrar un estado de ánimo bastante agrio”. Bernard permitió que se extendieran ciertos mitos y que algunas cosas falsas fueran aceptadas como verdaderas. Los aspectos privados de su vida han sido vitales para la creatividad, pero siempre se sintió muy incómodo hablando de ellos. Decidió que, a lo largo del trayecto de este libro, podría corregir algunos de esos errores de percepción y desmontar tantos mitos como sea posible. “Cuando dejo la música, me gusta tener algo en lo que ocupar mi mente, algo que no esté relacionado con tocar, programar o escribir letras, algo que me permita que parte de mi cerebro descanse y se recargue.” El invierno necesita de este libro.

Comments

Más interesante

contenido



Lugar
Bar

OMU

Auténticos pedacitos de Japón en cada bocado.



Por Editora Barcelona en LIFE HACK

La clave de nuestro futuro siempre estará en nuestras manos.