Sueños y secretos de… Cabo San Roque

Música experimental creada por ingenieros y arquitectos locos que decidieron darle vida a los objetos más allá de la que tenían o habían dispuesto otros para ellos. Le cambian el destino a las cosas y admiten que la excepción determina el proceso, como la vida y sus vuelcos varios. Más de trece años de trayectoria que relucen como nuevos. Lo que nunca cambia es que todo cambia constantemente: hacen música a máquina, nos cuentan cómo.

¿Quién es quién en Cabo San Roque? 
Cabo es la chica de los teclados y Roque el chico de los recados. Hace un año que se fue el San, que ejercía de voto decisivo, así que ahora hemos abandonado el proceso creativo democrático para sumergirnos en la defensa de opiniones a hostia limpia.

Resumiendo mucho, imagino, dada vuestra manera de afrontar la creación: ¿a qué suena CSR si no suena a nada parecido?
¿A una manifestación de tornillos inconformistas? Es evidente que las máquinas que construimos nos aportan un sonido único, pero el abanico de influencias, sablazos y plagios sin escrúpulos que manejamos es muy amplio y ecléctico.

¿A qué dedica el tiempo, libre o no (como la canción de la tonadillera aquélla)?
Actualmente no hay tiempo libre. Lectura nocturna y petanca algún domingo. Estamos entrenando para llegar a la jubilación con un poco de ventaja.


¿Cómo llegáis al punto actual en el que se encuentra la formación? ¿Qué “guerras” vitales habéis librado?
La guerra continua es intentar encajar nuestra manera de trabajar en el reino de “tenemos-poco-presupuesto-que-venga-sólo-el-cantante-con-la-guitarra-acústica”, pero la guerra del año ha sido desengancharnos de la aluminosis, droga dura, te come el cerebro.


Ya que inauguramos 2015 con vosotros en esta sección: ¿qué os auguran los astros para este año que ya nos da en las narices?
Venimos de marejadilla a fuerte marejada con olas de 8 a 10 metros, o sea que como dijeron los amigos de Manos de Topo, este 2015 esperamos escapar con el anticiclón. De momento, a falta de la gran noticia de septiembre, la gran gran noticia de octubre y la gran gran gran noticia de noviembre, estamos muy ilusionados con la exposición retrospectiva de todas las máquinas e instrumentos que hemos construido en estos 15 años, y que inauguraremos el 3 de marzo, en el Santa Mónica (si Dios, la política y las arcas del infierno lo permiten).

Electrónica, ingeniería, orquestas mecánicas creadas a partir, por ejemplo, de una línea de producción de una fábrica de galletas, patafísica, John Cage, los hermanos Baschet, arte sonoro, experimentación… menudo combo explosivo, ¿no?
Pasión por las actividades subversivas. Es lo relativo de las mezclas y los collages, más de uno se ha ido a la cárcel por mezclar un libro de patafísica con un soplete y algún disco de ruido.

¿Qué supone “Tres tristos trons”? ¿Cómo es eso de pasar de una orquesta a un formato mucho más portable?
Bueno, entre los “Tres tristos trons” y el mastodonte que es la Orquesta mecánica de la França Xica, hicimos las máquinas para “Bestiari” y “Los árboles aullaron”, que tampoco se quedan cortos en peso y envergadura. A día de hoy manejamos una dimensión y unos tiempos de montaje y desmontaje similares a los de un grupo con batería, lo que nos permite compartir escenario con otros grupos, beber algo después de los conciertos y simular que somos un grupo como los demás.

El taller de los Cabo San Roque en Poble Sec (sé que os habéis movido, no sé adónde finalmente) tiene…
Este año hicimos un infructuoso intento de salida del taller del Poble Sec en el que hemos estado los últimos 10 años y se desencadenó una tormenta que nos ha devuelto al punto de salida, 14 camiones después. Ahora mismo estamos reviviendo una historia de amor con este paraíso de Diógenes que decidimos abandonar y que nos ha recibido como hijos pródigos.

El error, bandera, ¿no?
Sí, sobre todo construyendo máquinas. De hecho, se podría decir que todo lo que hacemos es como el baile de la yenka con el error en el centro. Pasito adelante, pasito detrás… y mucha paciencia. Vamos acumulando una gran biblioteca de fracasos que más adelante pueden ser el detonante de un nuevo proyecto o la solución a un nuevo problema. Intentamos estar muy atentos en cada paso, porque muchas veces aparecen errores maravillosos que pueden llegar a tener mucha más complejidad y entereza que el resultado que habías previsto.

Y, como es tradición, ¿nos contáis un sueño?
Un mundo mejor sin Micolor, por favor, un poco de respeto por la suciedad.

¿Y un secreto?
Retomando a los clásicos, Marisol filmó Rumbo a Río en el Cabo San Roque, un antiguo transatlántico de la compañía Ybarra, en 1963. Nosotros recogimos el nombre de una vieja maleta de viaje en 2001, y en la 7ª carrera del Cheltenham Derby del año 2067 el ganador va a ser un caballo llamado Cabo San Roque.

Entrevista por Alicia G. Núñez

Comments

Más interesante

contenido