Entrevista a Tutu (Sónar 2019)

Tercera vez en Sónar: ya como en casa, podría decirse. En el 2017 fue la primera artista en abrir, y ya entonces si algo destacaba en ella como dj era su capacidad de creación, su versatilidad. Es adaptativa, ecléctica (en sus sets puede pasar del trance al acid techno, por ritmos tribales o bass music o, ¿por qué no?, la piscodelia, el deep house). Capaz de contar historias más allá de las que contaron los productores al crear esas canciones. Capaz de proporcionarte un viaje sonoro creando enlaces, conectando endorfinas que ya estaban ahí y que serán producidas por la química natural de tu cerebro -hipotálamo y glándula pituitaria en marcha a toda mecha-. Gracias a ella. Contundente cuando público y espacio lo requieren, trabaja el sonido por capas y capas en las que la grabación de campo le permite unir mundos, historias que contarnos. Lo urbano, lo natural, la poesía que deja el paso por sus manos, filtros sónicos o mentales. Esta tercera vez puedes encontrarla el viernes en Sónar Noche (SónarPub by Thunder Bitch), a las 22h. Además, la expedición será visual: ha trabajado con Serafín Álvarez para adaptar su particular lenguaje a imágenes en movimiento. Márcalo en rojo entre tus imperdibles de esta edición: solo si quieres aprender algo de cómo tratan los artesanos el sonido, segregar serotonina o, sea como sea, trasladarte a un bosque sonoro con ella.

¿Sónar, tercera vez? Ya con experiencia ‘en esta plaza’ entonces… ¿Los mismos nervios o eres de las que va tranquila a un set?

Sonar, tercera vez, 2013, 2017 ¡y la presente edición en menos de dos semanas! Con los mismos nervios pero más historias para contar.

Menudos viajes sonoros, ¿no?



¡Sí!

¿Echas mano de la grabación de campo, de otras fuentes? ¿Cuáles?



Grabo mis propios sonidos en el camino y los incluyo en los sets. También incorporo capas de amigos, el sello Alku con RARA AVIS, Tiago Pina con sus pájaros sintéticos, Felicity Mangan con sus selvas acuáticas, o AGF con sus insectos son algunas de ellas.

Cuentas historias en tus sets, así lo percibimos, dices que hay una narrativa, entonces: ¿qué nos contarás en Sónar? 

Sónar es un momento de peso para mí, así que estamos trabajando para ofrecer un set especial en colaboración con Serafin Álvarez. Esta vez la narrativa se expande más allá del sonido, pero el leitmotiv del viaje prefiero no revelarlo, al menos hasta que haya sucedido el directo.

Ante tanta precisión sonora: ¿cómo trabaja Gemma Planell los sets? (Te veo como una artesana escogiendo las mejores piezas).

¡Así es! Medio artesana, medio científica.

¿Meditación, poesía? ¿Crees que estos conceptos así al vuelo tienen algo que ver con tu trabajo sonoro?

Totalmente. Brossa tiene un poema que se llama Pluja, es un pliego de papel deformado por las marcas que dejó el agua en su momento. Imagino al hombre sentado bajo el porche de una pequeña terraza observando cómo se mojaba el papel, y luego cómo ese tomó su propia forma. Salvando las distancias, mi recolección de sonidos tiene algo de eso, pero a su manera.

Entiendo que las referencias sonoras, los ruidos que encuentras en el día a día son constantes, ¡eres algo así como una “inspectora del sonido cotidiano”?

Pues sí, experimento con mis vivencias y grabo por necesidad. Luego, en la escucha, descubro que algunas de las cápsulas tienen potencial y otras no. Me encanta este momento, es como seleccionar las fotos buenas de un reportaje.

Decías en una entrevista que aquello que más te gusta de pinchar es lo mismo que más te gusta de la naturaleza: ¿qué es lo que te gusta de la naturaleza?

Me siento libre en ella, estoy en mi sitio.

Pájaros, ruido de tráfico, calle… La vida está presente, la celebras en tus sets, ¿la música como representación exaltada de la misma?

Total, con todo lo que es vida y todo lo que puede ser, con momentos para todos los gustos y colores.

¿Algo que nos perdamos sobre ti?

Trabajo en el MACBA como Coordinadora Gráfica de Publicaciones y colaboro con RWM, Radio Web MACBA. Me encanta subir montañas y pensar que eso es lo mas techno que hay, cuando te acercas a los 3.000 m todo parece otra cosa.

Más allá del machismo que se puede sufrir en este o en cualquier contexto en la práctica: ¿hay sororidad en el gremio?

Yo siento total acompañamiento con muchas colegas de profesión. Formo parte de Female:Pressure y estoy feliz de ver la actividad y energía que se genera a través de la plataforma. Por otro lado, tengo la gran suerte de trabajar cerca de mujeres potentes, tanto en el proyecto de Tutu, como en el MACBA.

Queremos saber qué productoras y dj’s se cuentan entre tus favoritas.

Okkre, Jasss, Ylia, AGF, Caterina Barbieri, entre otras DJs y productoras.

¿Qué tal trata te trata o trata Barcelona a las dj’s?

Mi experiencia es buena, pero no pincho como residente en los clubes de la ciudad.

¿Un tema con el que levantar a los muertos?

Este tema: Tessela, Hackney Parrot (10_Ton_Mix).

Yo digo “contundencia” y a ti te viene a la cabeza…

Lick and a promise, Jesse Osborne-Lanthier, o Solid EP, AGF, o el Torre Cerredo en Picos de Europa.

Tutu, Schizoclub, Senzu beans, todos ellos son nombres con los describir tu actividad… ¿Algo que alegar?

Tutu es mi nombre, Schizoclub una etiqueta que ponía cuando me pedían sello o estilo, Senzu beans es el título de un set que hice para Berlin Atonal, editado por Diagonal Records en k7; y a día de hoy también un programa de radio mensual con Itziar Barreiro en Dublab.es. En definitiva, términos que cobran su sentido en relación al proyecto, etiquetas de cosecha propia.

¿Qué escuchas ‘a escondidas’? ¿O todo es susceptible de ser material de investigación?


Hay mucho, y bastante puede ser material sensible. No hace mucho, una buena amiga me dijo lo siguiente: “ponerse límites para no limitarse”, y me pareció tan genial que incorporé eso a mi investigación.

Comments

Más interesante

contenido